Viajes

Guía para vivir las Hogueras de Alicante y no morir en el intento

Pin
Send
Share
Send


He estado en San Fermín de Pamplona, las Fallas de Valencia, San Isidro en Madrid, las Fiestas del Barrio de Gracia de Barcelona, el Festival de la Vendimia en Mendoza (Argentina), San Patricio en Dublín, Nochevieja en Sídney… Y muchas otras fiestas en el mundo. Pues llamadme pueblerino o amarrado a mi tierra, pero ninguna supera a las míticas Hogueras de San Juan de Alicante. Y si no… ¡Desmiéntemelo!

Entre el 20 y 24 de junio, Alicante es el lugar en el que debes estar.

Se juntan muchos factores para que eso ocurra. Es mi ciudad natal, están mis familiares y amigos… Sí, dos muy obvios… Pero también está el perfecto clima veraniego del junio alicantino, la playita alicantina, la buena comida, las ganas de cachondeo de la gente, la bendita fiesta al aire libre… Es un cóctel imbatible.

En definitiva: no puedes perderte las Hogueras de Alicante. Eso sí, no vengas a disfrutar de las Hogueras de San Juan de cualquier manera. Imprímete esta guía y sigue sus pasos a rajatabla:

Hogueras en Alicante

Es más complicado encontrar un día fresco en las Hogueras de Alicante que un político honrado en Valencia. Ahí lo dejo.

Va a hacer calor. En algunas ocasiones, un calor infernal. Bermudas, camisetas y chanclas forman el atuendo general para los chicos, mientras que faldas, mini-pantalones y vestidos son los uniformes preferidos de ellas.

Aquí se abre una polémica discusión. ¿Con qué me hidrato? El calor aprieta y tus ojos filtran el panorama y sólo perciben grifos de cerveza y tintos de verano. La tentación es grande, pero hay algunos que la resisten y se lanzan a por agua y otras bebidas sin alcohol. Quizás en el equilibrio se encuentra la respuesta.

Si la cosa se lía mucho - y se liará - tu cerebro empezará a enviarte señales falsas que afirmarán que el gin tonic o el ron cola también son líquidos y, consecuentemente, hidratan. No luches contra tu cerebro. Él siempre tiene razón. O no.

Mascletá

La mascletà es sagrada. Para los que nunca han presenciado una, es la prueba inequívoca de que en Alicante - y Valencia - estamos mal de la cabeza. Eso les ha ocurrido a muchas de las estudiantes americanas que mi madre acoge cada año. No se pueden creer que nos guste reventarnos los tímpanos a base de detonaciones de cartuchos gigantes de pólvora comprimida.

Pero no seamos duros. Esa es una definición pobre y tosca de lo que es una mascletà.

La mascletà es una sinfonía de pólvora. Los petardos detonan a un ritmo pautado por el maestro pirotécnico de turno. Ellos son los artistas, convertidos en directores de una orquesta que toca los grandes éxitos de una Tercera Guerra Mundial.

El aroma de la pólvora se mete en tu cuerpo y el vello de tu piel se eriza sin remisión. Cuando eso te ocurre, ya no tienes escapatoria. Tu alma pertenecerá a las Hogueras de San Juan de Alicante para siempre. Y el pirotécnico será tu nuevo chamán.

Arroz para hacer base

Pin
Send
Share
Send