Viajes

Os Xenerais da Ulla en Galicia, el honor del pueblo y la fiesta de la parodia

Pin
Send
Share
Send


Xenerais da Ulla en la presentación del Entroido en Santiago de Compostela (c) Avistu

“El peso no es un problema, son unos tres kilos, lo que hay que vigilar es el viento”, decía la Xenerala sosteniendo en su mano izquierda el triscornio al que se refería. De él sobresalían más plumas que del tocado de una vedette del Folies Bergere y entre ellas destacaban por su discreta elegancia las de pavo real.

No es de extrañar que el viento - después de la lluvia - sea lo más temido por los Xenerais da Ulla, pues podría desequilibrarle cuando va montado a caballo, estropear o romper los componentes del tocado.

Los Xenerais, los Peliqueiros los Cigarróns, Madamas y Galáns, el Boteiro o el Oso de Salcedo son sólo algunos de los personajes que en cada parroquia, concejo o comarca de Galicia forman la vertiente más pública y vistosa del Carnaval. O, como se llama allí, el Entroido, la fiesta menos sacra y más disparatada del año.

No se sabe con certeza ni cuando ni porqué surgen Os Xenerais da Ulla, aunque se dice que datan de la primera mitad del siglo XIX. Se relacionan, de manera humorística y como parodia, con los enfrentamientos que tuvieron lugar en esa zona (se celebran en las parroquias de los concejos situados alrededor del Río Ulla) contra los ejércitos de Bonaparte o durante las guerras carlistas.

Los adornados triscornios de Esther y Miguel, Xenerais da Ulla en el concejo de Vedra (c) Avistu

Los Xenerais van montados a caballo, con una corte de coros y comparsas (de bonito o de niños con traje tradicional gallego y de viejos, con trajes propios del mundo rural), precedidos por los correos (con traje similar al de los Xenerais pero sin banderola, cordón ni charreteras) que les anuncian y seguidos por el caixeiro, el recaudador que hace caja con los Vivas.

Los Vivas son una de las dos ocasiones en que se luce un Xeneral. El Correo llegará a casa de un vecino y le indicará que se acerca la comitiva, por lo que este saldrá a la puerta (generalmente con chocolates, churros, filloas, y dulces para todos) y allí recibirá el Viva del Xeneral, un saludo y alabanzas públicas. A continuación el caixeiro recibirá la remuneración por el acto de reconocimiento.

Con esta ceremonia se pretende reforzar el sentimiento de pertenencia a la comunidad, cuya cohesión es básica para la supervivencia de los pequeños núcleos de población rural, tan frecuentes en Galicia.

Miguel, Xeneral do Ulla, Vedra (c) Avistu

Video: Os Xenerais da Ulla (Agosto 2020).

Pin
Send
Share
Send