Viajes

Tres cosas que no me gustaron de la India

Pin
Send
Share
Send


Al borde de la torre contemplando la bella ciudad azul de Rajastán: Jodhpur. Al final no me tiré.

Antes que nada aclarar que lo que aquí os cuento es simplemente mi opinión basada en mis gustos y experiencias personales. Vamos, como siempre suele pasar en este blog, que ya nos vais conociendo después de tantas historietas.

En conversaciones sobre la India vengo a ser como Mourinho hablando de los árbitros. Me los cargo en 2 minutos.

No falla. Dejo que fluyan los comentarios típicos de los que quedaron prendados por su fuerza mística, la autenticidad de sus gentes, la paz de sus paisajes, etc… etc… Cuando los demás interlocutores asienten a las palabras de éxtasis, me llega el turno a mí para soltar un ya clásico: “Pues mi experiencia fue una auténtica bazofia”.

Y así se llega a la famosa frase que tan bien define los sentimientos de la gente que visita la India: “India: You either love it or you hate it”. Es así. Este país no concede términos medios. Eres de letras o de ciencias, monárquico o republicano, del BarÇa o del Madrid, de Eva Mendes o Scarlett Johansson… de “Amo a India” o de “el próximo templo que vea lo reviento a pedradas”.En mi caso: elijo piedra. Ni papel, ni tijera. Con atenuantes, claro está.

Mezquita en Nueva Delhi. Primer día en India y aún llenos de optimismo.

Viajé a la India en Noviembre del 2003. Era mi primer viaje de larga duración y el destino -dentro de mi primera Vuelta al Mundo- había sido incluído por recomendación de unos buenos amigos de Rober, mi inseparable compañero de viaje y mejor amigo.

Teníamos unos 20 días para pasar en el país y cometimos los típicos errores de principiantes que nos amargaron las primeras dos semanas de nuestra aventura mundial.

Aquí os dejo unos consejos o, simplemente, cosas que nos hicieron desear no volver a pisar ese país jamás.

1. No contratéis guías de ningún tipo.

Mucha gente piensa que exageramos con nuestras historias negativas sobre la India. Bueno, pues os cuento cómo comenzó nuestra visita a la tierra de los Maharajas.

Llegamos a Nueva Delhi procedentes de Londres. Eran las 2.30 am y fuimos directos a un puesto de información turística del aeropuerto. Allí, una noble viejecita de pelo canoso que debía rozar los sesenta y lucía bonitas ropas -y el clásico círculo rojo dibujado en la frente-,nos atendió. Le preguntamos por un hotel de nuestra guía Routard del 2003. Ella nos dijo, por activa y por pasiva, que ese hotel ya no existía. Había desaparecido… Junto con su honestidad. Por supuesto, el hotel sí existía, como comprobamos después.

Pero tenía unos amigos taxistas que nos llevarían a un sitio muy bueno. Cansados y confiados en el consejo de tan entrañable personaje, nos dejamos llevar. ¡Qué grande la figura del amigo taxista en la India!: toda persona que trata con el turista tiene uno.

Encantador de serpientes a la salida de un restaurante en Delhi.

Video: SUPERSTICIONES RARAS de la INDIA. Tienes pie plano? Debes de ver esto!! (Junio 2022).

Pin
Send
Share
Send