Viajes

Viajando al Norte de Mozambique. Mi mejor experiencia viajera

Pin
Send
Share
Send


El principio de nuestro trekking por las montañas de Gurué

La noche estaba a punto de clausurarse en la barra del bar del Baobab Beach de Vilanculos. El noruego Andre arrancaba algunas últimas notas sin sentido a su vieja guitarra. El alcohol había embotado un poco los sentidos y reflejos de ambos y la conversación se desenvolvía como pergamino viejo. Ya llevaba casi 10 días en aquel pueblo del sur de Mozambique y comentaba a Andre que había llegado el momento de marcharme y volver a mi ruta original. Tomaría un bus a Maputo y de allí cruzaría la frontera hacia Swazilandia, para recorrer después parte de la costa sudafricana, quizá las famosas montañas Drakensberg y entrar en Lesotho. Así le expuse el plan a aquel hippie noruego que llevaba casi dos años estancado en una zona entre Malawi y Mozambique y ahora curraba de lo que hacía falta en el Baobab.

Entonces él me posó una mirada fija, apuró el resto de su cerveza y me dijo pausadamente -como todo en él-: “¿Tú quieres vivir África de verdad o has venido a pasearte?”. Y le respondí: “Quiero aventura… ”… “Márchate en el primer bus que salga hacia el norte de Mozambique”…

Y fue así, como se deciden tantas rutas en estos viajes en los que el rumbo es algo que se perdió desde el día en que te subiste en aquel primer avión en Europa, como comencé una travesía que me depararía muchísimas alegrías, sensaciones, experiencias, amistades y pruebas de aguante físico. Se lo agradeceré siempre al noruego loco.

Se acaban las carreteras de asfalto y comienza la tierra roja

Las gentes de Gurué camino de sus casas después del trabajo

Video: Biciclown: un viaje para descubrir la vida. Álvaro Neil, viajero (Junio 2022).

Pin
Send
Share
Send