Viajes

Visita a la Isla de Ré: salinas y el Faro de las Ballenas

Pin
Send
Share
Send


Vista de la costa de Isla de Ré desde el Faro de las Ballenas.

Cuando se retira la marea los barcos quedan atrapados junto al marisco.

Estas mismas marismas son las que hacen las delicias de marisqueros tanto mayores como chicos. Cuando el agua salada se retira, ellos aparecen con sus redes, palangres, botas y cubos para hacer acopio de almejas, berberechos, pechinas, navajas, camarones, bueyes de mar e incluso nécoras que quedan al descubierto en rocas y cavidades que anteriormente estaban sumergidas. Al estar estas especies protegidas, la gente debe respetar los tamaños mínimos de cada una.

Paramos a sacar algunas fotos y seguimos con nuestra furgoneta rumbo al Ecomuseo de Las Salinas, que se encuentra en Loix.

La sal forma parte de la vida y las raíces de la Isla de Ré. No en vano, el 20% de la superficie total de esta isla ,de 30×3 kilómetros, está ocupada por salinas. Aunque no todas sean explotadas para extraer sal, las restantes son pieza fundamental para el mantenimiento de una flora y fauna muy especial y diversa: anguilas, peces variados y un gran número de aves complementan la variada gama de colores que crea el Sol al reflejar en los fondos de las salinas.

Las salinas de Ré producen la friolera de 2.500 toneladas al año.

Pin
Send
Share
Send