Viajes

El día en que me enamoré del surf en Cantabria

Pin
Send
Share
Send


Reconozco que la ola no es para tirar cohetes, ¡pero no sabéis lo bien que se siente uno cuando se pone de pie!


Aquella vez fue a lo indio. Tabla prestada, conocimientos nulos y muchas ganas. Cóctel de ingredientes que, aún siendo sin alcohol, hicieron que no pudiera sostenerme en pie -sobre la tabla- ni en una sola ocasión. Pero esta vez fue muy diferente yendo de la mano de los grandes profesionales Damian Freeman -con una mujer e hijo maravillosos deberías cambiarte el apellido, amigo- y César Vázquez.

Con todos los chicos y el gran César, de la Escuela de Surf La Curva, en Loredo

Damián y César son unos tíos estupendos que llevan la Escuela de Surf la Curva, situada justo delante de uno de los accesos a la magnífica playa de Loredo. Además de ser unos cracks del surf, demostraron tener una paciencia de santo para conseguir convertir a blogueros en surferos en 4 horas de curso. Era casi tan complicado como conseguir que Popeye tumbara a Brutus sin su chute de espinacas.

En la mañana del Viernes salimos de nuestro maravilloso hotel, Torres de Somo, a las 9.45 de la mañana y David Mora -gran organizador del viaje- nos llevó a la Curva. Allí nos recibieron César y Damián y nos empezaron a asignar los trajes de neopreno tras los primeros saludos.

Iñaki y Jorge dándolo todo sobre las olas

Pin
Send
Share
Send