Viajes

Aterrizando en el archipiélago de Los Roques

Pin
Send
Share
Send


Bienvenida a Los Roques


Una vez pusimos los pies en tierra, pagamos la tasa para entrar en el parque natural -170 bolívares- y nos dirigimos a la posada que teníamos reservada a través del pack acordado con la agencia.

Habíamos pagado el habitual pack que ofrecen la mayoría de agencias turísticas en Venezuela. El precio -desorbitadamente caro- incluía el vuelo de ida y vuelta, dos noches a pensión completa con excursiones por las diferentes islas y las tres comidas básicas del día. Todo por la friolera de 450 euros. En vistas a que probablemente podríamos encontrar algo mejor decidimos escoger el vuelo de vuelta tres días más tarde y probar suerte en las distintas posadas de las islas para que el completo de tantos días no fuera tan caro.

Sinceramente, os aconsejo que huyáis de las agencias turísticas en Venezuela y tratéis de hacer vuestro viaje por libre contratando vuelos y posadas. Os saldría bastante más barato y tendréis más elección a la hora de encontrar posada o regular las fechas de vuestro viaje.

Además, las excursiones por las islas del archipiélago previamente concertadas se reducen a las más cercanas: Madriski y Franciski. Si quieres ir a otros lugares más emblemáticos como Sarki, Cayo de Agua o Carenero deberéis pagar aparte. Antes de contratar con una agencia cualquier servicio parecido preguntad qué es lo que incluye al detalle.

Nos instalaron en la posada Sueño de Mar. Se encuentra a pocos minutos del puerto del Gran Roque -aunque al fin y al cabo todo se encuentra cerca en esta pequeña isla- y una mujer con sus hijas nos recibió calurosamente. La posada es sencilla pero ofrece un bonito gusto en la decoración. Durante las dos noches en que estuvimos en la posada disfrutamos de buena comida y sufrimos los habituales problemas de restricción de agua y luz que asola el Gran Roque con frecuencia.

El balcón de la posada Sueño de Mar en el Gran Roque

Pin
Send
Share
Send